jueves, 12 de febrero de 2015

¿Emprender o no emprender? El problema español

A pesar de tener hasta una ley de emprendedores, emprender en España es una tarea para campeones, sí, campeones de la paciencia, porque además de tener que luchar y competir por hacer crecer una idea desde su germen hasta su culminación, se ha de luchar contra los obstáculos "naturales" que son las instituciones; locales, autonómicas y estatales; cada una ha preparado su propia colección de zancadillas para hacer morder el polvo al emprendedor más aguerrido, pasaremos por alto el asunto financiero por supuesto, pero el ayuntamiento más minúsculo, la comunidad más pequeña y el estado más grande, están ahí, preparados para inundarte de papeleo, poner dificultades sin fin y hacer dar al traste a la mejor idea del mundo, Hacienda, la Seguridad Social, la ordenanza Municipal y la legislación Autonómica están al acecho de emprendedores despistados, para aprehender al incauto, masticarlo, y luego escupirlo y lleno de sanciones e impedimentos. ¡Cuidado!, no se ocultan y operan a plena luz del día.

Citando a