martes, 29 de abril de 2014

España puesto 142 en ranking de paises con facilidad para hacer negocios.

El informe publicado por International Finance Corporation y el Banco Mundial nos sitúa en el puesto 142 de los 189 economías analizadas en el apartado de facilidad para los negocios, con un retroceso respecto al año anterior de 6 puestos.

Entre todos los parámetros analizados, se encuentran algunos bastantes significativos, en algunos de ellos España duplica la media de la OCDE, como el número de procesos o el tiempo necesario para resolverlos o algunos curiosos como que durante el ejercicio 2012 se crearon en España algo más de 84.000 nuevas sociedades limitadas, en Australia se crearon más de 185.000  o en el Reino Unido más de 455.000 nuevas empresas en el mismo período.

Cualquiera que haya intentado crear una empresa en éste país, o haya oído hablar de ello, sabrá porque, el mayor impedimento para el crecimiento, la creación de empleo y el desarrollo, es ni más ni menos que la administración. Nacional, Autonómica o Estatal, las trabas aparecen de todos lados, reglamentos absurdos, medidas obsoletas, leyes creadas en el siglo XIX y aún vigentes, y sobre todo muchos pagos, tasas, registros, minutas, actos jurídicos, registradores, notarios y funcionarios, un entramado interminable y absurdo que termina con la paciencia y el bolsillo de cualquiera, al más puro estilo de Larra, de "vuelva usted mañana", no es de extrañar que el ínclito escritor y periodista, (y funcionario) terminará con su vida de un disparo.

Si usted, que ha intentado crear una empresa o similar, aún no se ha suicidado, descuide, aún tendrá muchas oportunidades, con los impuestos, licencias municipales, seguridad social, permisos, tasas, arbitrios, sanciones y obligaciones y mientras siga pagando, solamente calcule el gasto desde que inició el primer trámite hasta que obtenga el primer ingreso fruto de su trabajo, además de ser astronómico, son absurdos y no ayudan en nada al futuro empresario.

Mención aparte es lo tocante a tecnología, cualquier empresa que piense dedicarse a la innovación o al desarrollo de cualquier metodología o negocio que choque con algún gremio o casta instituida, desde la protesta de los taxistas con BlaBlaCar o Uber, hasta los hoteles que se siente amenazados por Airbnb, tanto, que incluso un juzgado neoyorkino ha declarado la web "ilegal". Todo ello envuelto en un ambiente de impulso al emprendedor, competitividad e innovación que emana de todas nuestras instituciones, todo seguirá igual pese a quien le pese.

Si alguien tiene la feliz idea de crear una pequeña empresa o convertirse en autónomo para ganarse la vida, su vida se convertirá en un sainete comenzando al más puro estilo "La casa de Tócame Roque" y terminando con "Las de Caín".

"La casa de Tócame Roque" fue escrita por Ramón de la Cruz
"Las de Caín" fue escrita por Serafín y Joaquín Álvarez Quintero